INFLUENCIA DE LA TELEVISIÓN EN LA COMUNICACIÓN ENTRE PADRES E HIJOS DE LA EDAD ESCOLA

Escrito por mariamora 13-05-2009 en General. Comentarios (20)

 

 

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD  VALLE DE MOMBOY

DECANATO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN.

 

 

 

 

 

 

 

 

INFLUENCIA DE LA TELEVISIÓN EN LA COMUNICACIÓN ENTRE PADRES E HIJOS DE LA EDAD ESCOLAR

 

 

 

 

                                   AUTORA: MARÍA AURORA MORA

                                                   C.I 10.874.328

                                               FACILITADORA: SANDRA RODRÍGUEZ DE                                                                           ALEXANDER

 

 

COLÓN, MARZO DE 2009.

 

CAPÍTULO I

El Problema

Planteamiento del Problema.

     La comunicación es el proceso mediante el cual un emisor transmite un mensaje a un receptor a través de un canal utilizando un código compartido. La comunicación entre padres e hijos permite que los padres aprendan a escuchar a sus hijos, confíen en ellos y a su vez permiten que expresen sus sentimientos, la televisión es el invento que ha causado mas revuelo y sensación en el mundo, esta se ha convertido en el medio de comunicación mas usado debido a su alcance es un aparato que permite la transmisión de imágenes ópticas a distancia.

     La preocupación de los padres y madres esta centrada en la influencia que ejerce la televisión en sus hijos, el desarrollo de las tecnologías de la información tiene una repercusión muy importante en la formación y en la educación, pero hoy en día, la información cumple un papel primordial en la información y en la educación. Pero hoy día la información se realiza también por otros medios de comunicación menos novedosa; aunque tecnológicamente avanzados y en una continua y dinámica evolución. Este es el caso de la televisión es la tercera actividad a la que mas tiempo dedican los ciudadanos adultos, las dos primeras son el trabajo y el sueño.

     En relación a lo antes expuesto, se quiere establecer la influencia que tiene la televisión en la falta de comunicación entre padres e hijos en la edad escolar.

 

 

 

Objetivo General

     Determinar la influencia de la televisión en la falta de comunicación entre padres e hijos en la edad escolar.

 

Objetivos Específicos

ü                                                                                                                          Diagnosticar cuanto tiempo dedican los padres en la comunicación con sus hijos.

ü                                                                                                                          Determinar cuantas horas diarias dedica un niño de edad escolar para ver televisión.

ü                                                                                                                          Diseñar orientaciones para que los padres enseñen  a sus hijos a darle el uso adecuado ha dicho medio de comunicación para que no interfiera en la comunicación del núcleo familiar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Justificación

      El desarrollo de la presente investigación, surge de la necesidad que se evidencia actualmente  en el contexto social, como lo es la falta de comunicación que existe en el contexto familiar. La comunicación es una necesidad de todo ser humano, pero también es importante que este medio exista en los hogares e  Instituciones Educativas; ya que cumplen una función primordial  en la formación de los niños y niñas, todo depende de la orientación que den los padres y docentes al uso de la misma y así los niños, niñas y adolescentes puedan vivir en sociedad. 

     Así mismo, en la actualidad la televisión ejerce un efecto en los niños y niñas ya que los mismos ven diversas programaciones que pueden generar violencia en ellos lo que afecta el desarrollo cognitivo del niño. Por otro lado este medio disminuye en el niño la creatividad, la inteligencia, la imaginación y el desarrollo en el cambio de actitudes como lo es la agresividad, la maldad y la envidia; ya que la gran parte de la programación que ven a diario presenta estas características, y como para nadie es un tabú sabemos que el niño es un imitador por excelencia e imita todo lo que ve.

     Esta investigación tiene como propósito fundamental determinar la falta de comunicación que existen entre padres e hijos en edad escolar por la influencia de la televisión, ya que es un medio que interviene de manera significativa en el desarrollo cognitivo y actitudes sociales propias o impropias del ser humano, lo que constituye un factor de gran envergadura para alcanzar el bienestar y calidad de vida en la familia.

 

 

 

 

 

MARCO TEÓRICO

Marco Teórico

Historia de la televisión

     La historia del desarrollo de la televisión ha sido en esencia la historia de la búsqueda de un dispositivo adecuado para explorar imágenes. El primero fue el llamado disco Nipkow, patentado por el inventor alemán Paul Gottlieb Nipkow en 1884, era un disco plano circular que estaba perforado por una serie de pequeños agujeros dispuestos en forma de espiral partiendo desde el centro. Al hacer girar el disco delante del ojo, el agujero mas alejado del centro exploraba una franja en la parte mas alta de la imagen y así sucesivamente hasta explorar toda la imagen, sin embargo debido a su naturaleza mecánica el disco Nipkow no funcionaba eficazmente con tamaños grandes y altas velocidades de giro para conseguir una mejor definición.

     En 1926 el ingeniero escoses John Logie Baird inventó un aparato audiovisual para captar imágenes en la oscuridad.

Nacimiento de la televisión en Venezuela

     La televisión nace en Venezuela bajo mejores situaciones que la radio, las primeras imágenes fueron lanzadas al aire por la televisora nacional el 22 de Noviembre de 1952. La televisión comercial tiene su nacimiento el 15 de Mayo de 1953 cuando sale al aire el canal 4, el 18 de Agosto del mismo año el canal 2 unos once años mas tarde los canales 8, 11 y 13.

Ventajas de la televisión

     Algunas de las ventajas del uso de la televisión son:

ü                                      Su poder creativo-comunicacional, solo superada por una pantalla de cine.  La imagen, el sonido, color y la posibilidad de una gama infinita de trucos y efectos especiales permiten  realizar cualquier exigencia publicitaria por muy descabellada que esta sea, su grado de alcance y de penetración son elevados.

ü        El bajo costo por mil como una derivación de la segunda ventaja, el costo por millar del anuncio de un producto de consumo masivo se hace proporcionalmente bajo este medio.

ü        El alto nivel de recordación de los anuncios televisados, en este medio el nivel de porcentaje de conciencia del mensaje publicitario es bastante elevado.

Desventajas de la televisión

ü           Su costo, el tiempo de transmisión y producción de los anuncios requiere una inversión significativa restringiendo de manera notable el acceso de anunciantes al medio televisivo.

ü           El desperdicio, el televidente suele aprovechar el tiempo de las cuñas para atender algunas tareas hogareñas o pasarse a otro canal por lo que no hay forma posible de garantizar su presencia durante la transmisión del anuncio, a ello  se suma el aumento de oferta de canales comerciales gratuitos el control remoto y la oferta de televisión por cable y por satélite.

ü         De igual manera los cambios en los hábitos de la forma contemporánea han disminuido de manera notable, la presencia de las amas de casa en los hogares, lo que hace que el desperdicio en la publicidad televisiva sea enorme.

ü           La fugacidad en el mensaje publicitario. El alto costo de producción y transmisión en este medio casi restringe el tiempo de cuña a un promedio de veinte segundos,  por otra parte debilita paradójicamente lo que anteriormente se resaltó como fortaleza: el alto nivel de recordación.

La televisión atenta contra el rendimiento escolar

     Siempre se ha sabido en las escuelas, que el hecho de mirar mucho tiempo la televisión está en contra del rendimiento escolar, pero desde hace algún tiempo se cuenta con evidencias científicas que nos permiten afirmarlo con mayor seguridad. Una de las conclusiones mas fuertes esta referida al hecho de mirar televisión antes de los tres años, lo que se relaciona con peores resultados cognitivos a los seis y siete años.

     Por otra parte resulta evidente que los niños que pasan buena parte de su tiempo frente a la “caja boba”, dedica menos tiempo a otras actividades como juegos que estimulan su creatividad, o a relacionarse con otros niños y adultos. Puede ser también que el contenido mismo sea perjudicial, tal como los incesantes cambios de pantallas o las propagandas televisivas. Además de la reconocida forma de operar de la televisión con su constante apelación a los sentimientos y su obstrucción a la capacidad de razonamiento, particularmente en los jóvenes y niños de edad escolar les quita tiempo para sus tareas, y muchas veces resulta ser una compañía perniciosa que no permite concentrarse adecuadamente, tanto en los momentos de estudio como luego en el aula.    

Recomendación para padres, educadores y usuarios.

     En un foro de expertos relacionados con la educación, los usuarios y los padres expusieron los siguientes aspectos:

ü                                       Es responsabilidad de los padres controlar el consumo televisivo de sus hijos, tanto en lo relativo al tiempo como los contenidos. Para ello es preciso que conozcan la programación, sus características, y que sean capaces de generar actitudes criticas ante determinados programas potencialmente poco recomendables para los niños.

ü                                       También desde la escuela debe superarse el tradicional divorcio entre la educación y la televisión, teniendo puentes que permitan aprovechar los contenidos televisivos y utilizarlos dentro de los planes formativos. Resulta conveniente que las instituciones y televisiones colaboren en este esfuerzo colectivo. Las primeras regulando la programación infantil y elaborando programas de formación audiovisual dirigidos a padres y docentes, y la segunda respetando los horarios restringidos y produciendo espacios infantiles de calidad adecuados para distintas edades y debidamente señalizados.

     Padres y educadores deben tomar conciencia de esta nueva realidad, e incluir entre sus valores formativos la educación televisiva. Hay que  educar a los niños para que aprendan a ver la televisión, lo que también implica tal vez ahí radique el misterio el que aprendan a dibujar, a leer, y a jugar con sus amigos. Resulta innegable que la televisión posee un inmenso potencial para la formación, la información y el conocimiento de la sociedad sin olvidar el simple y sano entretenimiento, pero también es cierto que desde la pequeña pantalla se pueden promover una serie de modelos y estereotipos a veces poco adecuados.

     En ocasiones, estos modelos pueden provocar en los niños importantes contradicciones al enfrentar los valores que se defienden en la familia o en la escuela con los que se muestran en los espacios televisivos. Este divorcio de realidades crea héroes nacidos a espaldas de la sociedad, pero que en determinados programas encuentran acomodo y rendimiento. Por eso es importante que los niños aprendan a ver de manera crítica la televisión, y son los padres y los educadores quienes deben señalar aquellos valores y modelos que sean positivos y contrarrestar en lo posible los negativos.

     Los padres necesitan herramientas que les permitan conocer la televisión y aprender a usarla, pero también colaboración y apoyo en esta labor. De ahí que sea imprescindible que los programadores pongan con sumo cuidado a la hora de programar en aquellos horarios restringidos en los que pueda haber niños delante de la televisión. Seria conveniente que existiera un espacio protegido en el que los padres puedan confiar, sabiendo de antemano que en el no van a emitirse contenidos inconvenientes para sus hijos.

     Respecto de la programación infantil, los expertos consultados opinan que parece recomendable que los responsables de la programación realicen un esfuerzo por producir y programar espacios de calidad, adecuados para distintas edades, y que estos programas estuvieran debidamente señalizados. Los padres necesitan información que les oriente respecto a las características de los programas y las edades a los que están dirigidos. Algo que ya ocurre, por ejemplo, con los juguetes o los libros, para poder seleccionar los más adecuados para sus hijos. Pero no sólo los padres, maestros y profesionales tienen la responsabilidad sobre lo que ven los niños en televisión. También es importante que las instituciones colaboren en esta tarea, regulando los horarios y contenidos infantiles.

     La escuela debe enseñar a ver televisión, analizando lo que nos gusta de la televisión y aprovechando lo positivo. Veremos mejor la televisión si aprendemos a hacer nuestra propia programación, viendo únicamente aquello que interesa. En televisión se emiten todo tipo de programas y hay que ser capaces de encontrar los más indicados, los niños tienen que dormir, descansar es muy importante para su desarrollo, y la televisión no debe interferir en los horarios de sueño de los más pequeños. Un consumo abusivo e incontrolado de televisión puede afectar negativamente a los resultados académicos; los padres necesitan el apoyo de las instituciones, revistas, argumentos, formación a la hora de dotarse de herramientas y conocimientos que les faciliten un mayor conocimiento del hecho televisivo.

Los niños y la televisión

Estrategia basada en los padres y la familia

     Se ha demostrado que el trato entre los padres, el comportamiento hacia sus hijos y su estado emocional son elementos importantes que pueden predecir la aparición de conductas violentas en los niños (Webster – Stratton 1997). Por ejemplo, Hendrix y Molloy (1990) hallaron que una interrelación madre-hijo deficiente, cuando el niño tiene un año de edad, es una señal de problemas de conducta y agresividad para cuando el niño tenga seis años. Se ha determinado que el niño que a la edad de 4 años tiene un padre emocionalmente angustiado puede desarrollar trastornos de conducta y un comportamiento antisocial (Buka y Earls 1993). También se han identificado como factores de riesgo para la violencia juvenil conflictos maritales y la falta de comunicación entre los padres ( Biglan y Taylor, en imprenta; Buka y Earls 1993; Tolan y Guerra 1994).

     Las intervenciones basadas en los padres y la familia están diseñadas para mejorar las relaciones familiares. Día tras día crece la evidencia que demuestra que dichas intervenciones, en especial aquella que comienzan a una edad temprana y reconocen todos los factores que influyen en una familia, pueden tener efectos sustanciales y de larga duración en la reducción de conductas violentas por parte de los niños. Las intervenciones basadas en los padres y la familia combinan la capacitación en las destrezas que necesitan los padres para la crianza, educación sobre el desarrollo infantil y sobre los factores que predisponen al niño en una conducta violenta, así como ejercicios que ayudan a los padres  a adquirir habilidades para comunicarse con sus hijos y resolver los conflictos sin violencia. Este tipo de intervención es la ideal para familias con niños muy pequeños y para padres en situaciones de riesgo que esperan un hijo.

     El tiempo que pasa frente al televisor es el tiempo que se les resta a actividades importantes, tales como la lectura, el trabajo escolar, el juego, la interacción con la familia y el desarrollo social. Los niños también pueden aprender cosas en la televisión que son inapropiadas o incorrectas. Muchas veces no saben diferenciar entre la fantasía presentada en la televisión y la realidad. Están bajo la influencia de miles de anuncios comerciales que ven al año, muchos de los cuales son de bebidas alcohólicas, comidas malsanas (caramelos y cereales cubiertos de azúcar), comidas de preparación rápida y juguetes. Los niños que miran demasiada televisión están en riesgo de:

ü          Sacar malas notas en la escuela.

ü          Leer menos libros

ü          Hacer menos ejercicios

ü          Estar en sobrepeso.

     La violencia, la sexualidad, los estereotipos de raza y de género y el abuso de drogas y alcohol son temas comunes en los programas de televisión. Los jóvenes impresionables pueden asumir lo que se ve en televisión es lo normal, es seguro y es aceptable. Por consecuencia, la televisión también expone a los niños a tipos de comportamiento y actitudes que pueden ser abrumadores y difíciles de comprender.

Mi hijo y la televisión

     Los niños están expuestos a la influencia de la televisión por cuanto se encuentran en una fase de sus vidas en la que adquieren hábitos, actitudes y comportamientos que contribuyen a formar o deformar se persona en desarrollo. Por ello, los adultos, y en especial los padres  y madres, deben vigilar y guiar a sus hijos en su contacto casi cotidiano con este medio de comunicación para que obtengan de el aquellos beneficios que pueden proporcionarles y evitarles los innegables perjuicios que también puede ocasionarles. Esta obra ofrece información, pautas y orientaciones a padres, madres y educadores para guiar a los niños en su relación con la televisión, respondiendo, entre otras, a estas cuestiones; ¿en que y como influye la televisión en los niños?,  ¿aprenden algo con ella?, ¿puede ayudarles a pensar mejor?, ¿en que puede colaborar padres, madres y educadores?

Por una infancia en libertad

     Los niños ven la televisión y utilizan el ordenador unas cinco horas diarias. Sin embargo, estos medios entran en conflicto con sus necesidades reales. ¿Y con que resultado? Niveles record de dificultades en el aprendizaje, obesidad, trastornos alimentarios, ansiedad, problemas de sueño, retraso en la adquisición del lenguaje, conducta agresiva, entre otros; este programa  nos muestra como contrarrestar la cultura de la pantalla y crear una vida familiar más sosegada y agradable.

     La televisión se ha convertido en uno de los pasatiempos más importantes y de mayor influencia en la vida de los niños. Los niños almacenan todo tipo de información que reciben, sean de la escuela, de sus padres, de un cuento y por supuesto, de la televisión. Por esa razón, el hábito de ver la tele todos los días esta despertando una gran preocupación por parte de muchísimos padres sobre la calidad de los contenidos que están siendo asimilados pos sus hijos, como también sobre que postura deben tener delante de sus hijos en cuanto a la costumbre de ver la tele. Samantha Acosta, que vive en Paraguay, es una de las madres que manifestaron preocupaciones sobre el tema. Ella envió una serie de informaciones sobre el tema, los mismos son:

ü             La televisión es una fuente efectiva para la formación de actitudes, adquisición de habilidades y la formación del comportamiento del niño. Es un medio de socialización. Los niños ven a la tele para distraerse, reducir las tenciones, y obtener información. Además, hay niños que ven la tele porque desde muy temprana edad les fue impuesta y a ellos no les quedo otro remedio.

ü        La televisión no es una niñera, la tele es la actividad líder de los niños. El tiempo que ellos dedican a la televisión varía en función a la edad, sexo, clase social y esta directamente relacionado con el tiempo dedicado por padres. Así que los padres deben ser un ejemplo. No es justo achacar a un solo medio de difusión de información y de entretenimiento, lo que también puede ser culpa de muchos padres. Si en el ambiente del hogar los padres tienen la costumbre de ver la tele, seguramente los niños le seguirán. En muchos hogares, la televisión ejerce el papel de compañía, una especie de niñera. Hay que estar atentos al hábito de ver la televisión de los niños. Es necesario conocer mas profunda y particularmente su terreno, para evitar que nuestros hijos adquieran conductas agresivas, erróneas, aprendidas por imitación. No se puede olvidar que nuestros pequeños están iniciando su formación y que todo lo que vean, escuchen, y vivan, pesara sobre todo.

Influencia de la televisión en la educación

     La televisión, por su presencia continua en el hogar, y por lo real de sus mensajes visuales y sonoros, ocupa un lugar importante en la educación de los niños; sus historias y personajes, difunden insistentemente lo que es deseable, exitoso, satisfactorio o importante. De esta manera puede influir poderosamente en la mente de sus espectadores, especialmente de los niños. Los niños viendo algunos programas de televisión pueden aprender lo siguiente:

ü           Que los problemas se resuelven a través del dinero o la violencia

ü           Que la competencia es inevitable

ü           Triunfar es pasar por encima de los demás

La educación sexual en la televisión

     La televisión les dice a través de sus programas como deben ser los hombres, como deben ser las mujeres; como se relacionan, como deben comportarse, como deben tratar a los padres a sus hijos, que es el noviazgo, el matrimonio, el amor, la felicidad, como se logra, quienes la obtienen. Esto solamente es algo de lo que aprenden los niños mientras ven programas comerciales que no tienen nada que ver con sexo.

Efectos nocivos de la televisión en niños y algunas soluciones

ü          Efectos físicos:

Cansancio, no juega, solo quiere estar sentado.

Causa:

Se desvelo por ver tele, ve televisión en una postura inadecuada.

Solución:

     Reglamentar el uso de la tele, sentarse correctamente al ver tele, ver tele en un aparato que funcione bien con la pantalla a la altura de los ojos, y a una distancia no menos de cinco veces el tamaño de la diagonal de la pantalla, la pantalla no debe reflejar la luz de focos o ventanas. 

ü          Efectos emocionales:

     Asombro, complejidad, miedo, angustia, temor, insensibilidad a las cosas simples, las nuevas generaciones solo les interesara lo extraordinario o muy violento.

Causa:   

     Escena de violencia o conflicto sexual que no van de acurdo a su edad, lo desconocido, la soledad, les impresiona mas una cortada que un disparo, hay indicios que los espectadores necesitan cada vez mas dosis de violencia y sexo en los programas para emocionarse.

Solución:

     Educación sexual adecuada y que exprese todas sus dudas y responderle, fomentar el gusto por lo simple y lo natural, hacerle ver que muchas escenas de violencia pueden solucionarse de otras maneras.

 

ü          Efectos de la conducta:

     Se puede volver pasivo desinteresado e incapaz de realizar esfuerzos físicos o mentales, presenta signos de violencia e imitador.

Causa:

     Programas elaborados, solo se siente a verlos, enseña como agredir, imita a sus personajes favoritos, sean o no sean positivos.

Solución:

     Fomentar actividades creativas que aumenten el desarrollo de sus capacidades, ayudar al niño a dominar sus impulsos agresivos y darle a conocer los efectos reales que puede provocar la agresión, intentar que las personas que conoce y le son cercanas sean modelos mas fuertes que los de la televisión.

Algunas soluciones:

ü           Lo importante es saber si el niño esta sano física y psíquicamente. Habla y ríe, puede concentrarse cuando estudia, puede inventar juegos.

ü           Corresponde a los padres proporcionar a sus hijos el ambiente y condiciones adecuadas para que el niño pueda crecer física, intelectual y emocionalmente.

ü           Además es interesante observar entre las actividades que realiza: cuales ayudan a ejercitar sus músculos, a ejercitar sus conocimientos, a desarrollar su imaginación, a relacionarse con otros niños.

ü           Recordar que antes de la tele, las familias tenían otras formas de entretenimiento y diversión y esas opciones todavía están presentes.

ü           Usar una guía de televisión, es mejor que estar cambiando canales para ver que están pasando.

ü           Participar, ver juntos y discutir programas. Un mal programa puede convertirse en una buena experiencia si les ayuda a tomar el mensaje correcto, mientras que un buen programa puede desaprovecharse sin ayuda  a entender lo que están viendo.

Efectos emocionales de la violencia en la televisión para los niños.

     Según algunas publicaciones del Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos, la violencia expuesta en la televisión lleva al niño a desarrollar conductas agresivas. Gran parte de esas conductas son aprendidas a través de la observación y retenidas por largos espacios de tiempo.

     La televisión surte efecto en las áreas emocionales del niño. Influye en sus intereses y motivaciones, y en su formación integral. Cuanto mas violencia  vea el niño en la tele, menos sensibilidad emocional el tendrá ante la violencia, y pasara a usar la agresión como respuesta a las situaciones conflictivas.

     Cuanto mas violencia en la tele, menos sensibilidad en los niños, aparte de eso la observación de escenas de dolor, horror y sufrimiento resulta en sentimientos que son descargados en forma continua durante o después de la observación de programas de contenido violento. De contenidos violentos se pueden llamar a las escenas que impliquen la destrucción, lesiones o daño físico o psicológico a personas, animales o cosas. La acción de los actores, los movimientos  de la cámara, el ritmo del montaje y el desarrollo de la escena de violencia constituyen una desproporcionada fuerza de impacto en la televisión, hasta el punto de que, en mayor o menor grado, se pueda tomar por real lo ficticio.

     Pero, quitando la violencia, los niños también pueden aprender algo positivo de la televisión. Algunos valores sociales como la cooperación, amabilidad con los demás y también algunos aspectos relacionados con su escolaridad. Todo dependerá de la orientación y control que tengan de sus padres.

Que tan presente está la televisión en la vida de los niños pequeños

     Muy presente, en los niños de 2 años:

ü         Mas de cuatro de diez (43%) niños menores de dos años observan la televisión a diario y casi uno de cada cinco (18%) ve videos o DVDS todos los días.

ü           La mayoría de los padres (88%) de estos niños menores de dos años ve la tele todos los días y dicen que están en el mismo cuarto que sus hijos mientras ven la televisión ya sea todo el tiempo o parte de este.

ü          74% de todos los niños menores de 5 años han visto la televisión antes de los dos años.

En los niños menores de 6 años:

ü                                       En promedio, los niños menores de seis años pasan casi dos horas al día frente a los medios en pantalla, es decir, casi el mismo tiempo que pasan jugando al aire libre, y tres veces mas del tiempo que pasan leyendo o escuchando lo que alguien les lee;

ü                                       El 77% prende por si solo la televisión.

ü                                       El 71% pide sus videos favoritos.

ü                                       El 67% pide ver programas en particular.

ü                                       62% usa el control remoto para cambiar de canal y el 71% pide sus videos y DVDS favoritos.

¿Se ha realizado la suficiente investigación acerca de los efectos que la televisión ejerce sobre los niños pequeños menores de cinco años?

      En los últimos treinta años muchos estudios se han enfocado a la televisión y los niños, poniéndose sustancialmente énfasis en los niños en la escuela maternal y el jardín infantil. A la fecha, los infantes y los niños entre dos y cinco años han recibido atención limitada. Esta situación empieza a cambiar debido al gran auge de los programas y productos dirigidos a los pequeños, por ejemplo, los últimos años, se ha registrado una explosión de videos para niños, pero aun es necesario investigar mas.

     Dos fundaciones, la Nacional Literacy Truste, con sede en Londres, y la Kaiser Family Foundation han publicado estudios sobre el estado de la investigación actual. Si bien varios estudios sugieren que los programas adecuados a la edad del niño pueden ayudar a que los niños de preescolar aprendan el lenguaje, se han realizado mucho menos estudios enfocados a los niños entre 2 y 5 años. Existe cierta evidencia en cuanto a que los niños a los 18 meses de edad responden con palabras a los programas visuales, en especial si el contenido es de alta calidad. Pero otros estudios sugieren que los niños menores de 22 meses de edad aprenden con menos eficacia las palabras de la tele que de la interacción con las personas.

¿Importa lo que los niños pequeños ven?

     Sí, es mas probable que los programas bien diseñados y que toman en consideración la etapa de desarrollo del niño tengan mas mérito educativo que los programas que no están dirigidos a promover su desarrollo sano. Sin embargo, la función que el cuidador puede desempeñar es aun más importante que el propio contenido o la construcción del programa. Al ver televisión junto con el niño, un padre puede encontrar la forma de interactuar con el durante la sesión y aprovechar las oportunidades de aprendizaje intercaladas en el programa.

 

¿Puede un niño muy pequeño entender lo que presenta la televisión?

     Probablemente, mas de lo que nos percatamos, pero hay que investigar mas. No es tarea fácil examinar la comprensión que los niños tienen de los programas de televisión, pero he aquí lo que la investigación realizada hasta el momento revela:

ü                                       Cuando el niño no comprende el contenido de la tele, le presta menos atención. Del mismo modo, la proporción del tiempo que el niño ve directamente la pantalla de la televisión se incrementa durante los años en preescolar.

ü                                       Se encontró que los niños tan pequeños como desde los 2 años de edad tienen opiniones concretas acerca de ciertas marcas específicas promovidas por la publicidad de la televisión  y por el comportamiento de los padres.

ü                                       Los niños de un año de edad evitaron un objeto tras haber visto a la actriz de un video reaccionar en forma negativa, lo que sugiere que los infantes pueden aplicar la reacción emocional que vieron en la tele para guiar su propio comportamiento.

¿Importa si se mantiene prendida la televisión en el fondo, ya sea en otro cuarto o en el mismo cuarto donde juega el niño?

     Sí, la tele en el fondo puede tener una influencia perjudicial. Según un estudio realizado recientemente por un grupo de académicos y publicado por Americana Behavioral Scientist, en los hogares americanos la tele permanece encendida aproximadamente seis horas al día. No obstante, poco se sabe del impacto que implica crecer con la televisión al lado. A partir de una muestra representativa de la nación, se estudio que tan generalizada es la presencia de la tele en los hogares y el impacto de aquellos hogares “donde se ve la televisión intensamente” sobre los niños pequeños entre los cero y seis años de edad. 35% de los niños viven en hogares donde la tele esta siempre o casi siempre encendida, incluso sin que nadie la vea. Independientemente de la edad, en los hogares donde se ve la televisión intensamente los niños suelen ver más tele y leer menos que los otros.

     Además, los niños expuestos a una televisión constantemente prendida muestran menor capacidad para leer que los otros niños. También otra investigación ha mostrado que los niños de uno, dos y tres años de edad juegan y fijan la atención durante periodos más cortos cuando hay una televisión encendida al fondo, y que la interacción entre padres e hijos también es menos frecuente cuando se tiene la televisión encendida como fondo.

 

 

 

 

 

Antecedentes de la Investigación.

     Sobre la televisión  y su influencia en las relaciones familiares se ha encontrado gran diversidad de opiniones las cuales radican en regular el uso de la televisión ante sus hijos pequeños.  Por otra parte las madres señalan con inquietud el hecho de que sus hijos pasen más tiempo frente al televisor que el recomendable.

     Generalmente la cantidad de horas que el niño invierte en observar la tele son superadas por las que pasa durmiendo su inteligencia, personalidad y el numero de actividades en las que participa se va perdiendo poco a poco a raíz de ver tanta tele, los padres también son adictos a este medio y es por eso le prestan poca atención a sus hijos. La preocupación que tiene la sociedad es por el alto porcentaje que tienen los niños y adultos al ver la tele. En esta investigación se analizo la forma en la familia de ver tanta tele, los padres también son adictos a este medio y es por eso le prestan poca atención a sus hijos. La preocupación que tiene la sociedad es por el alto porcentaje que tienen los niños y adultos al ver la tele. En esta investigación se analizo la forma en que dicho medio afecta el desarrollo intelectual, lingüístico y social de los niños.

     Así mismo, en el hospital general de Galicia, España, se desarrollo un estudio titulado “el uso excesivo de la televisión”, el cual fue publicado por el diario los Andes el 16 de Diciembre de 1995, en el mismo se destaco que el uso excesivo de televisión puede provocar un deshabito hacia el trabajo, retrasando y alterando las etapas del desarrollo del niño y un fuerte deterioro de la comunicación familiar. También, en la Universidad de la Ciencia de la Información autónoma de Barcelona, España se efectuó una investigación donde se analizaron los hábitos de los niños y niñas de edades comprendidas entre seis y los diez años durante la recepción televisiva en el contexto familiar, este fue un estudio de campo aplicado a un total de 57 niños y niñas de una escuela publica, cuyo objetivo era el de conocer las modalidades de relación entre niños y la televisión en el espacio familiar, llegando a la conclusión que en los sujetos investigados se observaba que preferían ver televisión en compañía de los padres en la sala central.

     Por otra parte diversos estudios afirman que la excesiva exposición a la tele de los niños y adolescentes disminuye la comunicación dentro del núcleo familiar. En referencia a lo señalado los padres deben orientar siempre a sus hijos en cuanto al uso de la televisión, pues la influencia de la misma ejerce sobre ellos la perdida del contacto directo entre los miembros de la familia. En los estudios analizados se observa la inquietud de que los padres vean tele con sus hijos y que además el niño desarrollo por si solo las destrezas que les permitan ser seres críticos ante el medio con el fin de que la misma resulte para los telespectadores un instrumento de educación y formación cultural.

     Igualmente, Contreras Arellano, citado por la profesora María Auxiliadora Maldonado, en su estudio publicado en el año 1990; este estudio se realizo en Caracas para medir la influencia de la televisión en la conducta del niño venezolano, en cuya metodología aplico una encuesta para determinar el promedio de tiempo que los niños de los diferentes estratos sociales de Caracas ven televisión, específicamente en edades de 9 a 11 años y en una muestra de 781 niños los resultados obtenidos indicaron un promedio de cuatro horas y media por día ven televisión, lo cual equivale a un 52,25% del total de su tiempo libre.

     En conclusión el proyecto tiende a destacar que la televisión es un instrumento que alcanza a la sociedad en general desarrollando en los mismos hábitos que actúan en función del esparcimiento del tiempo libre, no obstante, es un elemento que deteriora el ambiente familiar, al influir activamente en la comunicación entre padre e hijos sustituyéndolas por orientaciones que van en función del consumismo de productos y la formación de otros vicios y no en función de la formación integral del niño.

 

 

 

 

 

Bases legales.

     La revisión en los instrumentos legales donde se establecen las bases y directrices orientan hacia los fines propósitos y alcances con relación a la televisión y la familia.

     La Ley Orgánica de la Educación en su artículo 11 establece que los medios de comunicación social son instrumentos esenciales para el desarrollo del proceso educativo , en consecuencia, aquellos dirigidos por el estado serán orientados por el Ministerio de Educación y utilizados por este en la función que le es propia, los particulares que dirijan o administren estaciones de radio-difusión sonora o audiovisual están obligados a prestar su cooperación a la tarea educativa y ajustaran su programación para el logro de los fines y objetivos consagrados en la presente ley, se prohíbe la publicación y divulgación de impresos u otras formas de comunicación social que produzcan terror en los niños , inciten al oído, a la agresividad, la indisciplina , deformación del lenguaje y atente contra los valores del pueblo venezolano, la moral y las buenas costumbres.

     Así mismo la ley y los reglamentos regulan la prolongada en defensa de la salud mental, física de la población. Este artículo tiene por finalidad expresar en forma clara y concreta la importancia que tienen los medios de educación social para el desarrollo del proceso educativo, así como presta la colaboración ajustando su programación para el logro de los fines y objetivos consagrados en la presente ley.

Reglamento de radio y televisión.

     En Venezuela existe la ley de telecomunicación, aprobada el 29 de Julio de 1940, fundamento legal que rige las transmisiones y todo lo relacionado a los medios de comunicación adaptados a los cambios que se dan en el país. Según la resolución 1029 de fecha 17 de Diciembre de 1982 en su parte 11 en su artículo 5 todos los días de Lunes a Viernes de cada semana en el horario comprendido entre las 4 pm y las 6 pm las estaciones televisoras están obligadas a transmitir programas dedicados específicamente a la atención de los niños. La resolución 1029 aparte IV de la promoción de los programas articulo 18 las estaciones televisoras podrán hacer sus programaciones, durante la transmisión de programas infantiles, los anuncios y publicidad deberán ser de la misma naturaleza del programa, las indicaciones de los programas dedicados a personas adultas así su horario podrá hacerse de las 6pm pero su programa deberá hacerse a partir de las 10 pm.

De los derechos y Deberes de los usuarios.

     Articulo 12 en su condición de usuario de un servicio de telecomunicaciones, toda persona tiene derecho a:

ü                              Acceder en condiciones de igualdad a todos los servicios de telecomunicaciones y a recibir un servicio eficiente, de calidad e ininterrumpido, salvo las limitaciones derivadas de la capacidad de dicho servicio.

ü                              La privacidad e inviolabilidad de sus telecomunicaciones, salvo en aquellos casos expresamente autorizados por la Constitución o que por su naturaleza tengan carácter público.

ü                              Que se haga conocer previamente y en forma adecuada la suspensión, restricción o eliminación de los servicios de telecomunicaciones que haya contratado expresando las causas de tales medios.

ü                              Que se le proporcione adecuada y oportuna protección contra anomalías o abusos cometidos por los prestadores de servicios de telecomunicaciones o por cualquier otra persona que vulnere los derechos establecidos en esta ley.

ü                              Que se le ofrezca  servicios de información precisa, cierta y gratuita sobre las tarifas vigentes, consultables desde el equipo terminal empleado por el usuario con el objeto de permitir un correcto aprovechamiento y favorecer la libertad de elección.

Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente.

     Articulo 79:

ü        Admitir a niños, niñas y adolescentes en espectáculos o en salas de exhibición cinematográficas, videográficas, televisivas, multimedia u otros espectáculos similares, así como en lugares públicos o privados donde se exhiban mensajes y producciones cuando esto haya sido clasificados como adecuados para su edad.

ü                           Vender o facilitar de cualquier forma a niños, niñas y adolescentes o exhibir públicamente, por cualquiera de los medios existentes o por crearse libros, revistas, programas y mensajes audiovisuales, informativos y datos en redes que sean pornográficos, presenten apología a la violencia o al delito, promuevan o inciten al uso de tabaco, sustancias alcohólicas, estupefacientes o psicotrópicas que atenten contra su integridad personal o su salud mental o moral.

ü                           Difundir por cualquier medio de información o comunicación durante la programación dirigida a los niños, niñas y adolescentes o a todo publico, programas, mensajes, publicidad, propaganda  o promociones de cualquier  índole que promuevan el terror en los niños, niñas y adolescentes que atente contra la convivencia humana o la nacionalidad, o que los incite a la deformación del lenguaje, irrespeto de la dignidad de las personas, indisciplina, odio, discriminaciones o racismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Definición de Términos Básicos.

Agresividad: Tendencia a actuar o a responder violentamente.

Aparato: Conjunto organizado de piezas que cumple una función determinada.

Audiovisual: Que se refiere conjuntamente al oído y a la vista, o los emplea a la vez. Se dice especialmente de métodos didácticos que se valen de grabaciones acústicas acompañadas de imágenes ópticas.

Cognitivo: Perteneciente o relativo al conocimiento.

Comunicación: Acción y efecto de comunicar o comunicarse. Trato, correspondencia entre dos o más personas. Transmisión de señales mediante un código común al emisor y al receptor.

Conflicto: Coexistencia de tendencias contradictorias en el individuo, capaces de generar angustia y trastornos neuróticos. Momento en que la batalla es más dura y violenta.

Cuñas: En radio y televisión, espacio breve para publicidad.

Envergadura: Importante o que pretende serlo.

Estereotipos: Imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable

Guía: Aquello que dirige o encamina

Hábito: Modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas.

Influencia: Poder, valimiento, autoridad de alguien para con otra u otras personas o para intervenir en un negocio. Persona con poder o autoridad con cuya intervención se puede obtener una ventaja, favor o beneficio.

Restringir: Ceñir, circunscribir, reducir a menores límites.

Televisivo: Perteneciente o relativo a la televisión. Que tiene buenas condiciones para ser televisado.